La Ciudadela de Machu Picchu

óLa Ciudadela de Machu Picchu representa una de las principales creaciones urbanas de la arquitectura inca. Es un testimonio indeleble de la organización y de las sorprendentes habilidades de ingeniería de esa civilización; esto por la perfección de sus estructuras y su ubicación ritual, estratégica e inexpugnable. Su inaccesibilidad ha permitido su conservación hasta nuestros días.

Ubicación

Se ubica a 2.430 m s.l.m. en medio de una selva tropical en la región del Cusco, provincia de Urubamba, Distrito de Machu Picchu. Cubre un área de 32,592 hectáreas, rodeada por las cadenas de los glaciares de Salkantay en el sur y la Verónica en el norte.

Clima

Caliente y húmedo, con una temperatura promedio anual de 16 grados, temperaturas mínimas de unos 8 grados y máximas de 22. Intensas lluvias de noviembre a abril.

Debido a estas condiciones climáticas, hay muchos insectos en el área, por lo que es recomendable mantener siempre el repelente con él.

Horarios de Acceso

La entrada a Machu Picchu es en 9 turnos: desde las 6 a.m. se ingresa por espacios de 1 hora hasta las 2 p.m.

En el caso de los boletos que incluyen las montañas (Huayna Picchu y Machu Picchu), los horarios de ingreso son solo por las mañanas.

Para mayor información de horarios de acceso ingresar aqui: BOLETO MACHU PICCHU

Como llegar

Se accede a la ciudadela de Machu Picchu en tren.

Crónica de viaje

¡Machu Picchu es simplemente espectacular! El viaje en tren dura aproximadamente tres horas y media, pero la expectativa creada por el viaje mismo asegura que el tiempo vuela. El paisaje que se puede ver es maravilloso: el tren avanza entre las montañas y la vegetación cambia gradualmente, hasta que literalmente invade el campo de visión, con la sensación de estar completamente inmerso en la vegetación. Al ampliar su mirada, puede ver los picos nevados de los glaciares circundantes. En la parte final del viaje, el ferrocarril corre a lo largo del río.

La estación de llegada es la pequeña ciudad de Aguas Calientes, un pueblo moderno con un marcado entorno turístico. Desde aquí salen los minibuses que en unos veinte minutos, a través de una serie de curvas cerradas hacia arriba, conducen a la entrada de Machu Picchu

Una alternativa válida es llegar a Aguas Calientes (Machu Picchu Pueblo) por la tarde y pasar la noche en uno de los hoteles del pueblo. Así ascenderá al complejo arqueológico por la mañana (el sitio se abre a las seis, pero ya puede disfrutar el espacio abierto que tiene enfrente). Un panorama espectacular lo espera para poder asistir al momento inolvidable en que el sol se levanta entre las montañas. El ambiente en esos momentos está realmente lleno de magia, y el espectáculo deja a los visitantes sin palabras. De hecho, no debe olvidarse que el Inka veneró al Sol (Inti) y las construcciones de sus templos se estudiaron precisamente para esta función.

Un poco de historia

El académico Hiram Bingham descubrió Machu Picchu el 24 de julio de 1911, durante una expedición organizada por la Universidad de Yale. En realidad, su objetivo era encontrar la legendaria ciudad de Vilcabamba. Esta ciudad fué el baluarte de la resistencia de los descendientes de los gobernantes incas contra los conquistadores españoles (1536-1572).

Cuando Bingham llegó a la desolada aldea de Mandorbamba, en el valle de Urubamba, el agricultor Melchor Arteaga le informó que en la cima de la montaña de Machu Picchu había impresionantes ruinas. Para alcanzarlos era necesario escalar fuertes pendientes completamente cubiertas por una vegetación muy espesa.

Bingham lo escuchó con escepticismo. De hecho, sabía que en todo el Perú existían leyendas sobre «ciudades perdidas», y pidió que lo llevaran a la escena. Una vez en la montaña, uno de los niños de las dos familias que vivían allí la acompañó al lugar donde se encontraban los impresionantes restos arqueológicos, rodeados por una espesa vegetación tropical y abandonados durante siglos. Luego Bingham, asombrado, descubrió a Machu Picchu y anotó en su diario: «Quién puede creer lo que descubrí …».

A decir verdad, desde 1875, el famoso explorador francés Charles Wiener había oído hablar deMachu Picchu y las había buscado en vano. También en Cusco circulaba la palabra «ciudad perdida» en la montaña de Machu Picchu; y que Agustín Lizárraga, un residente de la zona, había estado allí con otros campesinos. Se afirma por tanto de que Bingham fue el primer académico que exploró científicamente la ciudadela y la convirtió en uno de los monumentos arqueológicos más famosos del mundo.

Después de su importante descubrimiento, Bingham regresó a Machu Picchu en los años siguientes (1912, 1914, 1915), acompañado por otros científicos, para estudiar la topografía del área con más detalle. De sus excavaciones en diferentes partes de Machu Picchu, no siempre bien hechas, salieron a la luz 555 vasos de cerámica, 200 objetos de uso común en bronce, cobre y plata y otros en piedra.

Los hallazgos de cerámica dan testimonio del notable nivel del arte inca y los objetos de metal no son menos importantes en la fabricación. Aunque no se encontraron objetos de oro, el material recolectado por Binghain es suficiente para mostrar que la ciudad de Machu Picchu, sin duda, fue construida en la era del apogeo inca. Solo su arquitectura es suficiente para demostrarlo.

El patrimonio arqueológico descubierto en Machu Picchu se conservó en la Universidad de Yale, menos los objetos encontrados entre 1914 y 1915, hasta hace unos años. Ahora puede observar la mayoria de objetos en el Museo de la Casa Concha, en la ciudad del Cusco, que fueron entregados al gobierno peruano y ahora son propiedad del museo nacional.

Bingham también descubrió otros complejos arquitectónicos en la región, como Sayacmarca, Phuyupatamarca, la fortaleza de Vitcos y partes notables del «Camino Inca».

Arquitectura

La ciudadela de Machu Picchu se divide en dos grandes sectores, cada uno de los cuales tiene una estructura arquitectónica diferente, dependiendo de la función para la cual fue diseñado: un sector agrícola y un sector urbano.

El sector agrícola se caracteriza por cultivos en forma de terraplenes, algunos estrechos, otros más anchos, que forman una escalera a los lados de la montaña. También hay terrazas más pequeñas que probablemente no estaban destinadas a la agricultura y otras que eran un poco más grandes que simplemente construir plataformas de apoyo. Las terrazas más grandes superan los 4 metros de altura. Escaleras de piedra insertadas en las paredes conducen de un nivel a otro.

El núcleo central de Machu Picchu se extiende a lo largo de 800 metros, la mitad de los cuales se usaba para la agricultura.

El sector urbano incluye una gran plaza flanqueada al este y al oeste por dos grupos de edificios con escalones que suman un total de 3000 pasos, un sistema hidráulico muy complejo de canales, pequeñas plazas y accesos, que es un conjunto de edificios más o más Menos grandes que evidencian una notable capacidad ingeniería-arquitectónica.

Los edificios son rectangulares y de una planta; Todos siguen un diseño básico común. A menudo algunos se encuentran con sólo tres paredes; estos últimos se llaman «masma» o «huayrana». La puerta y las ventanas, según el modelo arquitectónico inca, son trapezoidales, así como los nichos de los muros, en los que se colocaron los ídolos u otros objetos. Los techos eran uno o dos inclinados, de acuerdo con la estructura de la casa, y estaban cubiertos por troncos de árboles y paja («ichu»). Se insertaron piedras en los puntos críticos de las paredes, para asegurar el techo al edificio.

La mayoría de las piedras eran de granito y provenían de áreas cercanas. Se cortaron utilizando la técnica inca de división de piedra y probablemente se pulieron con arena. El acabado de las piedras fue muy variable; entre un edificio y otro, e incluso a veces en la misma pared se pueden observar diferencias técnicas y estéticas notables.

Varias razones sugieren que las paredes fueron cubiertas originalmente con arcilla; sin embargo, incluso con solo el corte, el pulido de las piedras y su unión sin conexiones, se han obtenido paredes de gran belleza. Un ejemplo notable del arte arquitectónico inca es la pared central del Templo Principal: sus bloques encajan con tal perfección que solo pueden ser el resultado de un estudio cóncavo y convexo de los planos, similar a un rompecabezas. Difícil de resolver.

La perfección de las paredes de la ciudadela de Machu Picchu supera toda imaginación, tanto como para dar lugar a explicaciones míticas, como la leyenda según la cual el ave Kak’aqllu habría descubierto el secreto de los artesanos de Machu Picchu, pero estos le cortaron la lengua, para que no lo revelará posteriormente. Otra leyenda habla de una planta mágica cuyas hojas tenían el poder de disolver la piedra, permitiendo así que se forme con tanta perfección en la forma deseada.

También hay figuras esculpidas, especialmente en cuevas. En general, estas tenían formas geométricas, que solo se podían obtener con un gran dominio técnico en el trabajo de cortar y enmarcar las piedras. A veces la escultura y la arquitectura se juntan, como en la tumba real.

Comúnmente hablamos de Machu Picchu como ciudad, incluso si los abismos y las paredes que la rodean, lo que dificulta el acceso, sugieren una ciudadela fortificada.

Manuel Chávez Ballón cree que Cuzco y Machu Picchu fueron construidos de acuerdo con un plan común. Fernando Cabieses afirma que Machu Picchu se refleja en el concepto incaico de jerarquías, especialmente en los altares, que fueron consagrados a los tres mundos: Hanan (el mundo superior), Hurin (el inferior) y Cay (el terrestre). Por otro lado, Victor Angles cree que el plan de construcción para Machu Picchu corresponde a la figura de un pájaro con las alas abiertas. También Federico Kauffmann Doig habla de la «arquitectura zoomorfa» en los Andes, que se remonta al período Chavin.