Ollantaytambo

Ollantaytambo es uno de los parques arqueológicos más extraordinarios y sorprendentes del Perú; en el cuál emergen todas las habilidades de ingeniería y arquitectura de los Incas, dejando a los turistas asombrados por su expresión arquitectónica.

Ubicación

Ollantaytambo se encuentra al noreste de la ciudad de Cusco y se puede llegar de varias maneras. En tren, a través del ferrocarril que une Cusco con Aguas Calientes (Machu Picchu Pueblo). En auto o en autobús, hay dos posibilidades:

  • Chinchero – Urubamba (75 km – una hora y media).
  • Pisaq – Valle Sagrado (93 km – dos horas).

Horario de apertura de las ruinas: de 7:00 a 17:30, todos los días.

Boleto de ingreso: incluido en el Boleto Turístico; Visita única: 2 dólares.

Significado del nombre:

  • Etimología aymara: «ulla-nta-wi»: lugar alto donde puedes mirar hacia abajo.
  • Etimología quechua: proviene de Ollanta, un capitán del Inca Pachacutec, y tambo: lugar de descanso, depósito.

Descripción del sitio

Ollantaytambo fue una ciudadela fortificada situada en una posición estratégica para el control de la capital, Cusco; y de las rutas de penetración de los bosques. También fué un centro religioso y agrícola, del cual aún se hallan vestigios y restos arquitectónicos de extraordinario interés.

En la actualidad es uno de los parques arqueológicos más peculiares y sorprendentes del Perú moderno; esto gracias a la multiplicidad de los tipos arqueológicos que presenta y a la singularidad de cada uno de ellos. Presenta un área «noble» y un área destinada a las casas más humildes, donde aún hoy viven familias enteras reunidas alrededor de un patio central.

Aún ahora no se definen que técnicas fuerón empleadas en la construcción de sus enormes muros, erigidos utilizando rocas megalíticas en forma de poliedros irregulares. Cada piedra trabajada es una obra de arte independiente de las otras, con diferentes lados, ángulos y volúmenes. Al entrar en el pueblo propiamente dicho, se ven algunas terrazas, ahora abandonadas, cuyos canales de riego hechos de piedra se extendían por kilómetros. De la misma manera, aproximadamente medio kilómetro antes del inicio de la ciudad, se pueden ver los restos de un puente inca: una base central hecha de enormes bloques de piedra y dos bases laterales. Originalmente, el puente era de tipo «suspendido» y estaba hecho con fibras vegetales, por lo que probablemente fue reemplazado anualmente. La entrada a la ciudadela era a través de una puerta, llamada «Llaqta Punku» (puerta de la gente), parte de un muro defensivo ahora destruido.

El pueblo original (uno de los pocos cuya estructura inca se mantuvo hasta hoy) se dividió en bloques rectangulares con un patrón geométrico bien organizado que da la impresión de haber sido perfectamente planificado por un planificador urbano. Todas las calles están orientadas hacia el río Urubamba, y tienen el adoquín característico con un canal de drenaje central y un canal para el flujo de agua lateral limpia. Cada grupo de casas o bloques tiene una sola puerta que conduce al jardín central (o patio).

Distribución del Conjunto Arqueológico

El complejo arqueológico de Ollantaytambo que ahora podemos visitar se distribuye de la siguiente manera: La entrada se realiza en la plaza conocida como «Mañay Raqay», o Piazza delle Petizioni. A su alrededor, se construyeron edificios con el típico material de construcción peruano: adobe (ladrillos de barro, arcilla y paja seca). Al oeste de esta plaza se encuentra la entrada al sector religioso. En la parte inferior hay terrazas que tienen dos funciones: una para el cultivo y la otra para evitar la erosión de la parte superior, a través de canales de drenaje perfectos.

Subiendo entre las terrazas a través de escaleras cómodas pero empinadas, se encuentra el famoso «Templo de las diez ventanas», llamado así gracias a los diez nichos trapezoidales que tienen su pared trasera. Desafortunadamente, la pared frontal ha sido destruida, por lo que hoy no podemos rastrear la función real de este templo.

Más arriba encontramos el sitio donde se encontraba el «Templo del Sol», construido con inmensos bloques de granito, cuya cantera estaba a 4 km, en el lado opuesto del valle. Lo que queda del Templo del Sol son algunos muros externos y el famoso muro principal, compuesto por seis enormes bloques cuyo peso es de alrededor de 90 toneladas. Se notan marcadas influencias de la arquitectura de Tiwanaku (área del lago Titicaca). Esto es aún más evidente en la cara exterior de la cuarta roca: hay grabados tres símbolos a escala que representan las tres esferas del mundo andino: el mundo inferior, el mundo superior y el mundo medio.

Otros Templos

También hay evidencias de otros templos menores y, detrás del sector religioso, algunas fortificaciones que protegían la ciudad. En la parte oriental de la ciudadela se encuentra la montaña «Pinkuylluna», donde se puede ver claramente un edificio imponente, que según las reconstrucciones más confiables sirvió como «qolqa» o depósito colectivo.

La ubicación inusual e inaccesible se justifica con una mayor protección de los productos contenidos. Al alcance de la vista, uno puede vislumbrar otros puntos de observación para controlar los valles, dispersos en todas las montañas circundantes. Hacia el norte de la puerta de entrada al sector religioso hay una serie de fuentes, probablemente utilizadas en funciones ceremoniales para el culto del «dios del agua». Hay uno muy conocido, renombrado como «Baño de la ñusta» (Baño de la princesa).

Más adelante, también puede encontrar una protuberancia rocosa tallada en una forma cónica que ciertamente fue un «Intiwatana», o un punto de observación solar. La visita se completa con numerosas terrazas secundarias, que aún conservan sus canales de riego.

Desde Ollantaytambo es posible caminar hasta Pumamarka (Puma Village), una ciudad importante durante el período Inka y ubicada a 3,600 m.