Piquillacta

La construcción de Piquillacta se remonta al período pre-inca. Fue construido por la cultura Wari como una de sus capitales y más tarde fue utilizado por el Inka como un puesto de avanzada defensivo para la ciudad del Cusco. Durante el período colonial, se transformó en una ciudad civil.

Ubicación

Se ubica a 30 km al sureste de la ciudad, a 3.350 m. sobre el nivel del mar. Incluye 3,441 hectáreas dentro del municipio de Oropesa, provincia de Quispicanchis, a lo largo de la ruta Cusco-Puno, en el lado opuesto de la carretera en comparación con Tipón. Puede llegar allí con un autobús que va a Urcos (en dirección a Puno), o en transporte privado en aproximadamente una hora y media.

  • Horario: 7.00 – 18.00 pm
  • Boleto de admisión: Adultos: 6.00 soles; 3.00 estudiantes

Significado del nombre

El nombre proviene de dos voces quechuas: «Piqui» = pulga y «llacta» = país y, por lo tanto, el pecado podría traducirse como «aldea con pulgas»; pero este es un nombre usado solo en el período colonial más reciente. En tiempos incas el nombre de la ciudad era «Muyuna», que significa «dar la vuelta».

Piquillacta y sus alrededores incluyen no solo una multitud de interesantes grupos arqueológicos, sino que también abarcan su historia, maravillosos paisajes naturales, enigmas, misterios y leyendas relacionadas con la bella princesa «Sumak T’ika». Se dice que la hija del curaca de Piquillacta, la bella princesa Sumak T’ika, o Qori T’ika («flor dorada», según otra versión), tenía muchos pretendientes y no sabía cuál elegir. Al ver que el agua escaseaba en el campo circundante y deseando ayudar a sus conciudadanos, decidió casarse con el príncipe que traería el agua a Piquillacta. Tres príncipes aceptaron el desafío: Paucar, desde la meseta, Tuyasta desde la costa y el cusqueño Sunqo Rumi. Este último creó la compañía en seis meses gracias a su profundo conocimiento del territorio y se convirtió en su novio en una boda suntuosa. Los otros contendientes, acostumbrados a otros territorios, no pudieron llevar sus acueductos a Piquillacta, no pudieron soportar la vergüenza de la derrota y se ahorcaron.

Actualmente, en la montaña frente al sitio arqueológico se pueden ver surcos paralelos horizontales, o los dos canales sin terminar.

Descripción del Sitio

La fundación de esta ciudad tuvo lugar alrededor del año 1000 por la cultura Wari siendo elegida como una de sus capitales. El Inca realizó un trabajo de conversión urbana, transformándolo en una fortaleza defensiva para proteger la capital; para esto, proporcionó a las 50 hectáreas centrales un muro sólido. Hay alrededor de 700 edificios, 200 «canchas» (= cerramientos), 500 «colcas» (= depósitos); esto sugiere que en su apogeo albergaba a unos 10 mil habitantes.

Diseño Arquitectónico

La ciudad tiene un diseño geométrico muy geométrico y armonioso. Al ingreso inmediatamente que se puede apreciar la división de los diversos sectores: administrativo, ceremonial, residencial, defensivo. En el centro de las casas están las plazas, con grandes flancos y calles estrechas y rectas (de unos dos metros de ancho). La estructura más interesante es «Rumicolca», un gran portal de origen botánico de piedra de andesita. Se pueden observar tres modelos diferentes de casas: largas y estrechas con paredes altas, cuadradas con paredes bajas, originalmente enlucidas con barro y yeso, y otras con forma triangular. Según las reconstrucciones, la arcilla se usaba como mortero y los pisos estaban hechos con una gran capa de yeso. Curiosamente, la falta de puertas y ventanas llama la atención de inmediato.

En 1927 se llevaron a cabo excavaciones entre el material depositado con el paso del tiempo en la «planta baja» de estas casas y se encontraron 40 microesculturas, ahora conservadas en el Museo Arqueológico de Cusco, y posteriormente una escultura de piedra que reproduce un puma en tamaño natural.

Cerca también se encuentra Huacarpay, uno de los 12 mil lagos pequeños de los cuales están dispersos en los Andes; en este se pueden observar muchos animales salvajes como patos, gansos, flamencos y peces como percas y truchas. No muy lejos también hay terrazas agrícolas y los restos del palacio Urpicancha, donde se supone que nació Huascar.

Volviendo a la carretera  a la altura del km 35 está el famoso «Rumiqollca» («rumi» = piedra, «collca» = depósito), de donde se extrajeron los bloques de piedra para la construcción de los edificios principales del Cusco. También puede observar la fabricación de ladrillos de «adobe» (barro / arcilla mezclada con paja y otros elementos naturales) que aún se hacen manualmente en las «fábricas de ladrillos» cercanas.