Pisaq

Pisaq es una impresionante concentración de maravillosos testimonios de las habilidades arquitectónicas y de ingeniería incas: torres de avistamiento, templos, barrios urbanos, terrazas para cultivos. Todos ubicados estrategicamente en las laderas de las montañas.

Ubicación

Es la «puerta de entrada» al Valle Sagrado. Es el primer pueblo que se encuentra descendiendo de Cusco, a unos 33 km de la capital, muy cerca del río Vilcanota.

Para llegar allí y visitar los restos arqueológicos y el mercado tradicional, puede comunicarse con una agencia de turismo. La experiencia de un operador turístico confiable le permitirá gestionar mejor su viaje y optimizar los tiempos y movimientos.

Si desea moverse de manera independiente, hay muchos autobuses de transporte público que conectan Cusco con Pisac (aproximadamente cada 15 minutos). Baje inmediatamente después del puente, y desde allí puede llegar fácilmente a la «Plaza de Armas». Allí, entre sus árboles centenarios, se encuentra el mercado artesanal. La entrada a las ruinas de Pisaq está justo detrás de la iglesia. Están ocultos a los lados de una serie de montículos, así que prepárese para una caminata cuesta arriba de aproximadamente una hora. Pero vale la pena, porque avanzará entre las terrazas y entre numerosos hallazgos arqueológicos; además, a medida que vaya subiendo, aparecerán imágenes de tarjetas postales ante todo el valle, con sus coloridos cultivos.

Si, por el contrario, llega con un tour organizado, conducirá unos pocos kilómetros en automóvil (o minibús) hasta la entrada lateral del sitio, tomando un valle igualmente fascinante.

Costos y Horarios de accesos

El acceso a las ruinas de Pisaq está permitido todos los días desde las 7.00 am hasta las 5.30 pm y la entrada está incluida en el boleto turístico. Es posible comprar este boleto total en la entrada del sitio.

Descripción del sitio

Encaramado en una montaña, en una posición dominante espectacular sobre todo el valle, se encuentra el Parque Arqueológico de Pisaq, formado por barrios reales y un centro ceremonial completo, conocido como Intihuatana. Además, un centro de gran interés es el cementerio prehispánico.

Aquellos que eligen escalar a pie (muy recomendable) inicialmente se encuentran con amplias terrazas hechas de forma perfectamente ortogonal entre ellas, y con torres de observación hechas de piedras poligonales no perfectamente lisas.

Después de aproximadamente una hora de escalada, se llega a un claro, donde se encuentra un vecindario real, con edificios hechos de piedras finamente cuadradas y pulidas, que encajan perfectamente. Es el área de la Intiwatana, y aquí el camino de quienes caminan por la carretera se une a la ruta «turística» de aquellos que llegan al sitio con un medio de transporte. Para mayor comodidad, presentaremos todo el circuito siguiendo la ruta habitual de las visitas guiadas.

La entrada se realiza en la parte superior y más alejada (con respecto a la ciudad de Pisaq) del sitio, o de lo que fue el barrio inca de Qanchisraquay.

De hecho, casi todos los nombres originales de los diferentes sectores de Pisaq se han perdido; Los actuales, han sido atribuidos por la tradición, los historiadores y los arqueólogos y probablemente en algunos casos realmente no reflejan su naturaleza o función. Para este sitio, entonces, no hay documentos o crónicas que hablen de él.

Qanchisraqay

«Qanchisraqay» («qanchis» significa siete, y el recinto «raqay») se encuentra fuera de la ciudadela real. Cconsta de varias construcciones de piedra sin pulir originalmente cubiertas con un estuco de arcilla, que tienen algunas herramientas de uso cotidiano, como los morteros; y un acueducto. Probablemente eran hogares para los trabajadores del maravilloso sistema de terrazas de abajo.

Continuando el viaje hacia el oeste, llegamos a un claro conocido como «Antachaka» («anta» = cobre, «chaka» = puente), donde varios caminos se cruzan y hay fuentes públicas y canales que llevan el agua hacia las terrazas. Mirando hacia la montaña en frente, uno puede descubrir gradualmente cuál fue el cementerio prehispánico más grande de la región, hoy llamado «Tankanamarka». Según algunos cálculos, quizás las tumbas también podrían ser 10.000, en gran parte profanadas. Los incas creían que, después de la muerte, las personas comenzaron una nueva vida y, por esta razón, las momias de los muertos tenían todos sus efectos personales más valiosos y útiles.

Luego pasas por una puerta trapezoidal («Amarupunku»: puerta de la serpiente) el cual está parcialmente destruido. Llegas al vecindario de «Hanan Pisaq» (Alto Pisaq), donde puedes apreciar muchas construcciones civiles, depósitos, Torres, escaleras piosadas al borde del precipicio.

Después de una escalera bastante empinada, cruzamos un túnel muy estrecho que tiene una longitud de 16 metros (es el llamado «túnel Puma»), lo que demuestra que los incas no eran realmente gigantes. Luego llegamos al sector religioso del complejo, el «Intiwatana»o «lugar donde el sol fue «capturado».

Es el distrito más importante de Pisaq, porque corresponde al núcleo ceremonial o complejo religioso de la ciudad, con edificios de la más alta calidad. Estos edificios están caracterizados por piedras perfectamente cuadradas y pulidas que combinan entre sí. Probablemente se construyeron varios templos, con varias funciones, como en el Qoricancha de Cusco, pero no se recibió información sobre el mérito.

«Templo del Sol» de Pisaq

En la parte central del complejo hay una construcción semicircular con una pared lateral recta cuya puerta principal está orientada hacia el sur; por deducción y analogía con otras construcciones similares, se pensó que era el «Templo del Sol» de Pisaq. En el centro del recinto hay un altar hecho directamente en la roca, con una protuberancia en forma de cono truncado, que probablemente sirvió (junto con otros instrumentos y ayudas especiales obtenidas desde los ángulos del templo) para la observación del movimiento solar. Probablemente también se hicieron sacrificios de animales.

En el complejo también hay muchos templos rectangulares, para los cuales no se conocen las funciones, y altares tallados en la roca. Un edificio pequeño, mucho más rudimentario y crudo, que rompe algún tipo de función auxiliar en las celebraciones.

A unos veinte metros de la puerta de entrada del complejo hay una fuente especial, que probablemente se usó para baños ceremoniales. Desde aquí hay una maravillosa vista del valle, y se puede ver la desviación inca del lecho del río Urubamba; esta desviación fué creada con el objetivo de obtener más tierras cultivables.

Cerca de allí, todavía puedes explorar otros vecindarios, con varias casas que presentan una arquitectura rigurosa y perfecta, pero ahora medio destruido, depósitos («qolqa») y algunas torres de avistamiento.

El Mercado de Pisaq

En la plaza principal de Pisaq, los martes, jueves y domingos, puede encontrar un colorido mercado donde los recuerdos turísticos ahora han suplantado a los productos originales y típicos.

El día más interesante es ciertamente el domingo, días en que los granjeros bajan de los diversos valles con sus ropas de colores para llevar a cabo sus transacciones comerciales.