Puerto Maldonado

Información General

Desde los bosques infinitos y los sinuosos ríos que fluyen hacia el océano, Madre de Dios es un departamento donde la vida abunda en todos los rincones. Puerto Maldonado, la ciudad capital, es un paso obligatorio para acceder a cualquiera de los parques y reservas nacionales en el área y; ha sido, en diferentes períodos, un importante centro de exportación de caucho, madera, oro y petróleo. Hoy, dos de las principales actividades económicas del departamento son el ecoturismo y la cosecha de castañas.

A 10 km de Puerto Maldonado y después de una hora y media de caminata, se encuentra el Lago Sandoval, rodeado de extensiones de árboles de aguaje, orquídeas, lupunas, robles y palmeras de mauritias de más de 30 metros de altura. El lago es también el hogar de una gran variedad de especies como tucanes, guacamayos, loros, urracas, tapires, tortugas y refugio del río nutria y el cocodrilo negro, ambos en peligro de extinción. Alrededor del lago Valencia, a 60 km de Puerto Maldonado, a través del río Madre de Dios, viven varias comunidades indígenas dedicadas a la pesca de damiselas, dorados y paiches; y también es el hábitat de una variedad de especies de flora y fauna.

El Parque Nacional de Manu, ubicado en el departamento de Cusco y Madre de Dios, alberga más de 800 especies de aves, 200 especies de mamíferos, árboles gigantescos y también alberga comunidades indígenas. El parque actualmente mantiene el registro de avistamiento de aves en un solo día y en un solo lugar, con 324 especies diferentes.

La Reserva Nacional Tambopata-Candamo (274,690 hectáreas) es famosa por tener la mayor diversidad de especies de mamíferos, árboles, insectos y aves en el mundo. Esta reserva tiene el récord mundial de la cantidad de especies de mariposas.

En el Parque Nacional Bahuaja-Sonene (1.091.416 hectáreas) existe la única sabana de humedales tropicales que existe en el Perú. Vale la pena mencionar al lobo de crin y el ciervo de las marismas, una especie en peligro de extinción, así como el oso hormiguero gigante, el coypu gigante, el perro de montaña, el cocodrilo negro y el águila arpía.

Datos Generales

  • Altitud:
    • Capital: Puerto Maldonado (183 metros sobre el nivel del mar).
    • Mínimo: 183 metros (Puerto Maldonado).
    • Máximo: 500 metros (boca manu).
  • Clima: La ciudad de Puerto Maldonado tiene un clima cálido y húmedo; la temperatura media anual tiene un máximo de 26 ° C (77 ºF) y un mínimo de 8 ° C (24 º F). La temporada de lluvias va de diciembre a marzo.
  • Rutas de acceso:
    • Terrestre: Lima-Arequipa-Cusco-Puerto Maldonado: 2180 km (46 horas en bus). Lima-Nasca-Abancay-Cusco-Puerto Maldonado: 1621 km (32 horas en autobús). Cusco-Puerto Maldonado: 527 km (10 horas en bus).
    • Aérea: Vuelos regulares desde Lima (1 hora y 30 minutos) y Cusco (30 minutos).

Historia y geografía de Madre de Dios

Durante el imperio de los incas, la selva amazónica ocupada por el río conocido hoy en día como Madre de Dios se llamaba Antisuyo. Los incas obtuvieron algunas mercancías allí, como oro, coca, plantas medicinales y frutas que luego se comercializaban en todo el imperio. Según el Inca Garcilaso de la Vega, el emperador Tupac Inca Yupanqui, hijo y sucesor del mítico Pachacutec, emprendió una expedición en la selva del Antisuyo en el siglo XV. Se dice que dejó bajo el mando de un ejército de 15,000 hombres y sometió a algunas tribus de Mojos, Amaracaeris y Huarayos. También tuvo que lidiar con enormes serpientes (probablemente anacondas) de las cuales se derivó el nombre del río Amarumayo o Río de las Serpientes.

Según la leyenda, originada en los años posteriores a la conquista española del Perú, un grupo de sacerdotes incas se habría escondido en estos bosques. Estos, para preservar la cultura tradicional, habrían fundado una ciudad llamada Paititi, donde escondieron, además de conocimientos esotéricos muy antiguos, inmensos tesoros.

Desde el punto de vista geográfico, la cuenca del Madre de Dios, perteneciente al Perú, se ha extendido a unos 85.000 kilómetros cuadrados. El río Madre de Dios, cuyos principales afluentes son el Manu y el Río de las Piedras, tiene unos 1100 kilómetros de largo y es un afluente del Beni, que a su vez, unido a la Mamoré, forma el Madeira, el más poderoso de los afluentes del Rio amazónico. El territorio en la parte occidental es montañoso y escarpado, caracterizado por una vegetación tropical llamada bosque alto. Continuando hacia el este, avanzamos hacia la selva tropical, con una temperatura alta y constante y una humedad relativa fuerte.

El primer aventurero que entró en el bosque de la Madre de Dios fue Pedro de Candia, uno de los conquistadores del Perú, teniente de Francisco Pizarro. Como había obtenido información de algunos de sus concubinas indígenas que describían una ciudad rica en oro llamada Ambaya, decidió emprender la expedición. Salió de Paucartambo en 1538 avanzando en el bosque tropical hacia el este por unos 150 kilómetros. Sin embargo, la expedición no tuvo el resultado deseado ya que fue atacada por nativos feroces en un pueblo llamado Abiseo. En 1566, Juan Álvarez Maldonado se internó en la jungla en busca de Paititi, pero pronto tuvo que rendirse, a raíz de enfermedades y ataques indígenas.

La Busqueda de Paititi

Desde principios del siglo XVII, los jesuitas fundaron varias misiones en el área; adquiriendo información importante sobre una ciudad oculta de origen inca, en el bosque de la Madre de Dios. En particular, el prelado Andrea López, en una carta a Claudio Acquaviva, superior general de la Compañia de Jesús, informa sobre Paititi, una ciudad pavimentada con oro y rica en piedras preciosas. Este documento fue descubierto en 2001 por el arqueólogo Mario Polia en los archivos del Vaticano. Otros misioneros, en los años siguientes, como Francisco de Cale en 1686 y Benito Jerónimo Feijoo en 1730 describieron la ciudad de Paititi. Parece que el Vaticano ha guardado celosamente esta información a lo largo de los años.

El área de la Madre de Dios no era solo un lugar explorado por aventureros y arqueólogos en busca del Paititi. A fines del siglo XIX, un empresario peruano, Carlos Fermín Fitzcarrald, se distinguió por una empresa épica, cuyo objetivo era la explotación comercial de la cuenca del Madre de Dios; la cuál fue amenazada por incursiones de brasileños y bolivianos impulsada por la esperanza de enormes ganancias derivadas del árbol de caucho. Fizcarrald fue el propietario de enormes plantaciones de caucho en el área de Ucayali. Al observar que los manantiales de Serjali, parte de la cuenca del Ucayali, estaban a pocos kilómetros de las fuentes de Caspajali, parte de la cuenca del Madre de Dios, decidió construir un pasaje entre los dos ríos. Este pasaje luego se llamó «Istmo de Fizcarrald» .

En 1894, después de desarmar su barco Contamana, con la ayuda de cientos de nativos, lo transportó al otro lado de la cuenca del Madre de Dios, donde fue rearmado. Luego navegó a lo largo del Río Manu y a través de la Madre de Dios hasta un puesto de avanzada de un cauchero boliviano, Nicolás Suárez, con quien firmó importantes acuerdos comerciales. El paso de Contamana a través de la colina fue un éxito que permitió a Fiztcarrald aumentar significativamente su fortuna al explotar también la cuenca del Madre de Dios. El aventurero murió pocos años después, en los rápidos de Urubamba, al salvar la vida de su amigo. Cuando, alrededor de 1925, la fiebre del caucho disminuyó, luego de la caída en el precio internacional del caucho, la cuenca del Madre de Dios volvió a ser menos atractiva para los empresarios, quienes la abandonaron a su suerte.

En la segunda parte del siglo XX, se reanudó la investigación para encontrar a Paititi, la ciudad perdida de los incas. En los años 60 del siglo pasado, el peruano Carlos Neuenschwander Landa realizó 27 expediciones en busca de Paititi. Incluso recolectó material arqueológico importante que data de la época Inca, pero no encontró la ciudad. En 1970, el estadounidense Robert Nichols y los franceses Serge Debrù y Gerard Puel desaparecieron misteriosamente buscando la ciudad mítica. Según el arqueólogo Fernando Soto Roland, Paititi es defendido por un grupo de indígenas de origen inca, conocido como Kuga-Pacoris, cuya ferocidad es bien conocida. Según Neuenschwander Landa, habrían impedido el acceso a los dos franceses y los estadounidenses.

Una de las expediciones más importantes para buscar a Paititi ocurrió en 1979, cuando Herbert y Nicole Cartagena descubrieron las ruinas de un puesto de avanzada inca que se llamaba Mameria. Los artefactos que se encontraron cerca indican que Mameria representó un puesto de avanzada agrícola y un puesto de observación. En la década de 1980, el arqueólogo estadounidense Greg Deyermenjian realizó varias expediciones y, aunque documentó y estudió varios sitios arqueológicos, no pudo encontrar la ciudad de Paititi.

En 2002, el explorador polaco Jacek Palkiewicz se embarcó en una impresionante expedición al área de la Madre de Dios. Después de 21 días de caminata, vio un pantano completamente oculto por la vegetación. Con la ayuda de herramientas de radar, algunos arqueólogos de la expedición encontraron un laberinto subterráneo ubicado debajo del agua que podría ser parte de la ciudad. Todavía no se sabe si en el fondo del estanque encontrado por Palkiewicz se encuentra la enorme riqueza de los incas o si ese lugar tiene «solo» un enorme valor arqueológico.

En el valle de Madre de Dios se encuentra el Parque Nacional del Manu, con más de 1,700,000 hectáreas. Es una de las áreas protegidas mejor conservadas del mundo. Este santuario de biodiversidad animal y vegetal se extiende desde 4000 metros sobre el nivel del mar, en las montañas llamadas Apu Kanahuay (cerca de Dios en quechua), hasta 200 metros de altura en la selva tropical, donde se encuentra el Río Manu. Se reúne con la Madre de Dios, en el pueblo de Boca Manu. En el Manu hay más de 1300 variedades de mariposas (441 en toda Europa), 1000 especies de aves, 100 tipos diferentes de murciélagos, así como monos, reptiles, loros, felinos (jaguar) y, por supuesto, peces como zungaro y paiche (pirarucù); además de un número desconocido de diferentes especies de insectos, algunos aún desconocidos.

Hay varios grupos indígenas en el Parque Nacional del Manu. Algunos han optado por vivir dentro del bosque primario y evitar cualquier contacto con los peruanos. Los grupos tribales se dividen por pertenencias lingüísticas. Los Mascopiros hablan lenguas pertenecientes al Pano. Las Huachipaeries y las Amarakaeries se expresan en el idioma Arakmbut. La mayoría de ellos viven en las comunidades de Queros, donde se encuentran los petroglifos de Jinkiori y Santa Rosa de Huacari.

El grupo más numeroso de nativos es el grupo étnico Matsiguenkas cuyo idioma pertenece al linaje Arawak. Los Matsiguenkas han mantenido contactos frecuentes a lo largo de los años con los pueblos de habla quechua andina, especialmente en las cercanías de Kosnipata. La mayoría de ellos viven en los pueblos de Palotoa-Teparo, Tayakoma, Yonubato y Santa Rosa de Huacaria. Cultivan arroz, yuca, papas, frutas y algunos de ellos usan la hoja de coca que mastican para aliviar la fatiga y el hambre. A menudo queman el tronco de un árbol llamado manakarako, obteniendo carbón cuyas cenizas se mezclan con hojas de coca para obtener un efecto más efectivo. También cazan con flechas y peces para variar su alimentación. Dentro del parque nacional también se encuentran los Kuga-Pacoris conocidos por su agresividad. Es difícil y peligroso tratar de reunirse con ellos porque prefieren no tener contacto con otras personas.

Uno de los lugares más interesantes desde el punto de vista arqueológico de toda la cuenca Madre de Dios son los petroglifos de Pusharo, ubicados en el río Palotoa. Esta corriente, que se eleva a cerca de 1000 sobre el nivel del mar en la cordillera llamada Pini Pini, es un afluente del Madre de Dios y se une a la misma corriente abajo del pueblo de Santa Cruz. Los petroglifos de Pusharo, descubiertos por primera vez en 1909 por un lanchero, fueron descritos como letras góticas talladas en la roca. En 1921, el misionero dominicano Vicente de Cenitagoya, acompañado por otros religiosos e indígenas Matsiguenkas, visitó el sitio y llegó a la conclusión de que los grabados eran una forma de escritura oriental que representa escenas del Antiguo y Nuevo Testamento.

Estos petroglifos fueron hechos usando hachas de piedra, probablemente alrededor del primer milenio después de Cristo. En las paredes rocosas adyacentes al río Palotoa hay representadas figuras antropomorfas, como rostros humanos, zoomorfos, como serpientes o huellas de felinos y aves, y geométrico-abstracto, no interpretado. Los últimos se dividen en círculos, cuadrados, espirales laberínticos, cadenas retorcidas, triángulos. Además hay representaciones del sol o la luna. Las figuras más llamativas del visitante son las incisiones cefaliformes, que tal vez describen las máscaras utilizadas por los antiguos habitantes del bosque. A partir de estudios cuidadosos del sitio, se concluyó que los motivos dominantes de estas incisiones son el tótem felino y el sol, considerados como portadores de la vida.

Estos petroglifos han sido interpretados en las últimas décadas por varios aventureros y arqueólogos. Algunos de ellos los relacionaron con Paititi, pensando que eran una especie de mapa para llegar a la mítica ciudad. Es posible que los autores misteriosos de la talla magistral hayan sido influenciados por los incas y hayan retocado el petroglifo en los siglos siguientes, como lo muestran algunos signos de origen inca. En cualquier caso, estas representaciones artísticas representan el primer paso que habría llevado a las personas a formas de expresión más complejas, como la pictografía o los jeroglíficos.

Según el famoso arqueólogo Reichel-Dolmatoff, los grabados en roca podrían ser representaciones abstractas de mitologías o concepciones cosmológicas, creadas por sujetos que estaban bajo la influencia de plantas alucinógenas como la ayahuasca (yajé). De hecho, las sensaciones experimentadas después de haber usado ayahuasca, a menudo asociadas con otras plantas como la charcuna (psychotria viridis), son alteraciones del sentido visual. Se ven colores intensos y redes hexagonales. Curiosamente, estas formas geométricas aparecen con frecuencia en el arte rupestre del Nuevo Mundo.

Navegando por el Madre de Dios, llegamos al pueblo de Boca Manu, más allá de la confluencia del río del mismo nombre. Luego, después de aproximadamente 10 horas de peque-peque, nos encontramos con el Río Colorado (también llamado Karene). En esta zona y en los ríos cercanos, como el Iñabari (llamado por los españoles Río Magno), el Huepetue y el Pukiri, a partir de 1970 se descubrieron cantidades discretas de oro, mezcladas con la arena de las orillas del río.

Atractivos Turísticos de la ciudad de Puerto Maldonado

Reserva Nacional de Tambopata: Colpa de Guacamayos

Ubicado a 150 km de la ciudad de Puerto Maldonado (12 horas en bote). Mide unos 50 metros de altura y 500 metros de largo, por lo que es considerado el más grande de la Amazonía peruana.

Cada mañana se encuentran seis especies diferentes de guacamayo, loros y perico. Estas coloridas aves flotan cerca de la falla antes de comenzar la ceremonia del «colpeo», que consiste en ingerir la arcilla presente en el barro, útil como complemento alimenticio. Después de una estancia de 25/30 minutos, salen y regresan al día siguiente. En algunas ocasiones también hay sachavacas (tapires de barro), ronsocos (roedores) y ardillas. En las ramas frondosas de los árboles también se pueden observar varias especies de monos, como el mono, capuchino, tití e incluso la maquisapa.

Lago Sandoval

A 10 km de la ciudad de Puerto Maldonado (25 minutos en bote de 55 CV). Para llegar al lago hay que viajar 5 km desde la orilla del río hasta el interior. (1 hora y 30 minutos a pie). Tiene aproximadamente 3 km de largo y 1 km de ancho, con una profundidad que va desde los 0,5 metros hasta los 3 metros. Las aguas tienen una temperatura promedio de 26ºC (78.8ºF) y son ricas en especies de peces. Está rodeado de extensos aguajes, zonas pantanosas donde crece un tipo de palmera, el aguaje, que da nombre al lugar. Entre la flora circundante podemos observar orquídeas, platanillos (pico de canario), ungurahuis, lupunas, caoba y palmas mauritias que alcanzan los 30 metros de altura.

En este hábitat viven una gran variedad de aves como cormoranes, tucanes, guacamayos, loros, camungos y urracas. Además existen coloridas especies de gallinas silvestres conocidas como «hoacín» o «shansho», cuya cabeza hace alarde de un grupo de plumas. Con un poco de suerte también puedes ver tapires, tortugas y nutrias o «leones de los ríos», así como también caimanes, incluido el caimán negro.

El lago tiene 15 km de largo, con un ancho de 800 metros y una profundidad que va de 0,5 a 15 metros. Es un lugar privilegiado por la presencia de árboles y peces. Cerca hay árboles como el pumaquiro, quinilla, cedro, lupuna, palmito y castaño. Entre la fauna a destacar están los patos de montaña, tortugas (charapas y motelos), caimanes, monos, cormoranes y urracas. La riqueza de sus aguas permite que tanto los habitantes indígenas huarayos como los pobladores asentados en las cercanías se dediquen a la pesca de doncellas, palometas, doradas, pirañas y paiches. Como curiosidad, esta última no es una especie endémica, sino que se ha introducido en el lago. Junto con la pesca, la otra actividad económica más importante en el área es la recolección de castañas.

Parque Nacional Bahuaja-Sonene

A 90 km del pueblo de Puerto Maldonado (4 a 5 horas en bote de 55 HP). Este parque fue establecido para proteger la única sabana de humedales tropicales que existe en el Perú. El parque está ubicado entre las regiones de Madre de Dios y Puno, en las provincias de Tambopata, Carabaya y Sandia. Cubre un área de 1,091,416 hectáreas y también cubre el territorio de Bolivia. Entre los animales más importantes se encuentran el lóbulo rojo, el ciervo de los pantanos, el oso hormiguero gigante, el «león de río» o nutria gigante, el perro de montaña, el caimán negro y el águila arpía.

El Parque Nacional del Manu

A 280 km de la ciudad de Cusco, en la carretera Cusco-Paucartambo (12 horas fuera de la carretera), llegará a la ciudad de Atalaya; el viaje continua por el río hasta la ciudad de Boca Manu (7 horas en bote). Luego ingresas nuevamente por el río Madre de Dios hasta llegar al parque. Usted llega a Boca Manu también en pequeños aviones que salen de Cusco (45 minutos).

El Parque Nacional del Manu está ubicado entre las regiones de Cusco y Madre de Dios, y tiene un área de 1,692,137 hectáreas (toda la cuenca del río Manu). Desde 1977, el Parque Nacional Manu ha sido la Zona Núcleo de la Reserva Biosfera del Manu; la misma fue declarada Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO en 1987. Aunque el acceso no está permitido, los visitantes pueden acceder a varios refugios autorizados en el Área Reservada y en la Zona Cultural adyacente al parque.

El parque cuenta con una gran variedad de especies animales. Hábitan más de 800 especies de aves como el águila arpía, el jabiru, el ganso salvaje, el gallito de las rocas y la espátula rosa; 200 especies de mamíferos como el mono coro común, la maquisapa negra, el león de río, el jaguar, el leopardo, el oso con gafas y el ciervo andino; y más de 100 especies de murciélagos. También se observan árboles de más de 45 metros de altura y con un tronco de 3 metros de diámetro. Las especies más características son el cetico, la topa, el cedro, el tornillo, la lupuna blanca y el mata palo. Hoy en día, en el Parque Nacional del Manu hay 30 comunidades campesinas que hablan quechua, pero también numerosas poblaciones indígenas amazónicas como la matsiguenka, el amahuaca, el yaminahua, el piro, el amarakaeri, el huashipaire y la nahua.

Loading...